Dr. Fernand Labrie

(Quebec, Canadá)

Experto en hiperandrogenismo en la mujer.

Experiencia

Centro de Investigación en Endocrinología Molecular, Genómica Humana y Oncología

 

Universidad Laval

 

Centro de Investigación CHUL

 

El Dr. Fernand Labrie obtuvo grado de medicina y su doctorado en endocrinología en la Universidad Laval. Realizó investigación postdoctoral en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Sus avances y descubrimientos científicos se describen en más de 1340 publicaciones científicas y se han citado más de 50.000 veces. El Dr. Labrie es el científico canadiense más citado entre todas las disciplinas de la literatura internacional. Entre una larga serie de premios, recibió el Premio Internacional Rey Faisal en Medicina, así como el Premio Internacional Hoffenberg de la Sociedad de Endocrinología, Reino Unido. También recibió los títulos de Oficial de la Orden de Canadá y de la Orden Nacional de Québec.

Publicaciones

Tiene 160 publicaciones científicas indexadas

Libros

Hypothalamus and Endocrine Functions

Labrie, Fernand


El Dr. Labrie aisló el primer ARN mensajero de mamífero, el ARNm de hemoglobina, durante sus estudios de investigación posdoctoral en Cambridge, Reino Unido. En 1969 regresó a la Universidad Laval donde fundó el Laboratorio de Endocrinología Molecular, uno de los mayores grupos de investigación en endocrinología en todo el mundo, con un personal de 350 científicos, incluidos 32 científicos de alto rango.

De 1982 a 2008, fue director científico del Centro de Investigación CHUL (Centro Hospitalario de la Universidad Laval) (1200 empleados), uno de los institutos de investigación médica más grandes de Canadá. El Centro Genómico proporciona tecnología genómica a la experiencia del Centro de Investigación CHUL. De 1990 a 2002, el Dr. Labrie se desempeñó como jefe del Departamento de Anatomía y Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad Laval.

Una contribución temprana e importante del Dr. Labrie fue el descubrimiento y desarrollo de la castración médica con agonistas de GnRH, así como el bloqueo combinado de andrógenos, el primer tratamiento que se demostró que prolongaba la vida en el cáncer de próstata. Este tratamiento se ha convertido en la terapia hormonal estándar para el cáncer de próstata en todo el mundo.

El Dr. Labrie ha demostrado que todos los andrógenos y todos los estrógenos en mujeres después de la menopausia se producen en los tejidos periféricos por los mecanismos de intracrinología del precursor inactivo deshidroepiandrosterona (DHEA). El Dr. Labrie y su grupo también descubrieron el antiestrógeno más potente, el acolbifene, para la prevención y el tratamiento del cáncer de mama. En 2016, se aprobó por la FDA de EUA la prasterona intravaginal para el tratamiento de la dispareunia moderada a severa (dolor durante el coito), un síntoma común de la atrofia vulvar y vaginal, debido a la menopausia. El programa clínico del Dr. Labrie también incluye el tratamiento de la endometriosis y el hipogonadismo masculino / pérdida de la libido.

Publicaciones Destacadas

Efecto de la dehidroepiandrosterona (DHEA) intravaginal en la función sexual femenina en mujeres en posmenopausia 

 

En el artículo de Bouchard C., Labrie F. y colaboradores se menciona que la dehidroepiandrosterona (DHEA) intravaginal es el precursor exclusivo de andrógenos y estrógenos en mujeres en posmenopausia. Además, se dice que la DHEA ha demostrado mejorar los aspectos de la función sexual mediante una acción estrictamente local en la vagina. Se utilizó el cuestionario del índice de la función sexual femenina (IFSF).
Se incluyeron 154 mujeres en posmenopausia con al menos un síntoma de leve a grave de atrofia vulvovaginal y que completaron el cuestionario IFSF al inicio y al menos en un tiempo posterior a la evaluación basal. Se evaluó el efecto a largo plazo del tratamiento en 52 semanas con DHEA diaria intravaginal al 0.50% (6.5 mg). Se evaluó en los diversos aspectos de la función sexual femenina mediante el cuestionario IFSF al inicio, a la semana 26 y a la semana 52.
El deseo, la excitación, la lubricación, el orgasmo, la satisfacción y el dolor, considerados en el cuestionario IFSF, aumentaron en un 28%, 49%, 115%, 51%, 41% y 108%, respectivamente (p <0.0001 para todos los parámetros) a las 52 semanas en comparación al inicio, en tanto el puntaje total se incrementó de 13.4 ± 0.62 al inicio del estudio a 21.5 ± 0.82 (+ 60%, p <0.0001) a las 52 semanas. Los niveles séricos de DHEA y todos sus metabolitos, incluyendo estradiol y testosterona, no mostraron cambios significativos. Los datos clínicos encontrados indican un efecto estimulante de la DHEA intravaginal a través de una acción estrictamente local, de acuerdo con los datos preclínicos que muestran que los andrógenos producidos localmente por la DHEA en la vagina inducen un aumento en la densidad nerviosa local.